Reencuentro con Martino ….

 

Hemos pasado de Extrañas Leyes de Atracción , que sin duda todos en ellas nos hemos visto reflejadas a Independencias y Religiones que aún a día de hoy  sigue la lucha cruzada para ver y vivir el desenlace de tal historia, que sea cuál sea, ya esta  marcando un qué en nuestros tiempos. Y ahora nos encontramos con él, con el chico alto de pelo rizado, con su forma de  vida incompatible al de la pareja, con él que en tantos escritos os nombré, sufrí, lloré, amé y dejé …. Martino y yo, nos hemos vuelto a ver….

Si es bien sabido, de mi no saber nada … Sí que sé las sensaciones que viví al tenerlo  enfrente de mí, cara a cara, juntos de nuevo, después de diez meses sin vernos, de cortos mensajes al principio, de largas conversaciones al final, nuestro reencuentro fue inevitable… Y sin duda algo me enseño… ¡¡ Yo no he dejado de creer en Disney!!

 

Los momentos previos…

Después de nuestra separación, al ser completamente difícil nuestra historia, un 14 de febrero  con mi regalo en mano le dejé una señal , que fue un cuadro hecho especialmente para él,  con una imagen de los dos abrazados, y con éste yo dejé para siempre la leyenda  que un día empezamos. ¿Curiosa fecha  para dejar una relación, no? Bueno, no hay momentos nunca ideales para dejar, abandonar o desaparecer de la vida de alguien… Pero sin duda, los próximos San Valentines los recordaré de una manera  “especial” , y no lo digo de forma irónica, sino realmente como algo curioso.

Durante meses desaparecimos  él uno del otro,  el otro del uno. No supimos nada de nada, hasta que un día por iniciativa mía le envié un mensaje, el cuál él contestó con su peculiar alegría, porque otra cosa no, pero Martino es la persona mas positiva e optimista que he conocido en mi vida. Estando con él sólo puedes ver que todo es fácil, maravilloso y que la vida es un Carpe Diem constante de sensaciones alegres y extraordinarias. No se como lo hace pero te envuelve en su energía de buenas vibraciones y solo que puedes estar feliz cuando estas cerca suyo, aunque si a veces, todo es fachada.  Así pasaron meses, con miles de mensajes y alguna llamada… Y al fin, él voló hacía Barcelona y aterrizó en mi apartamento….

 

El Reencuentro…

Llamada a las once de la noche :

–          Piccola, estoy en Barcelona. ¿Hacemos un  Medi?

–          Mmm… estoy super cansada… pero si traes birras te invitó a casa …

–          ¡Ok! Ci stó..

Hay que decir que  Medi es mi bar preferido en Barcelona, y si  alguien me quiere hacer feliz en cuestión de segundos, y durante  horas sea una alegre, dichosa y radiante niña sólo tiene que llevarme allí. Y también aclarar, que no se sabe porque extraño motivo Martino y yo, podemos hablar en inglés, italiano la mayoría de veces, catalán o  castellano, para tener nuestras surreales conversaciones.

Tenía el estómago comprimido, me faltaba el aire. Nerviosa como un quinceañera. Paseé  por todo el piso, sin saber que hacer. Miré, examiné cada uno de los recuerdos, las alegrías, los lloros…. No me podía creer, pero en cuestión de minutos lo volvería a ver, y no sabía cómo mi loco corazón iba a reaccionar.

 

Llegó…

Doce menos cuarto de la noche, el timbre sonó y mi corazón saltó. Abrí la puerta, allí estaba él. Como siempre, alto, muy alto, imponente y con esa risa pícara de no he roto un plato en mi vida. Pasó, bebimos y hablamos…. ¡¡Creo que nunca habíamos hablado tanto!!

Cómo siempre él sigue viajando por parte de Europa, Latinoamérica… y no está más que pocos días en nuestra queridísima ciudad condal. Y de allí que tenga un amor en cada puerto, lo que para mí un día fue un tormento, celos e inseguridades, hoy es una confirmación por su parte. Le nombro el chico ONG. Es un hombre talmente altruista que cada semana llega a estar entre 3 o 4 mujeres diferentes, tiene una vida sexual de lo más plena, no obstante él mismo ser consciente que su corazón esta vacío, y que se siente sólo. Cubre sus necesidades de esta manera y aunque para él es una cómoda vida, yo en él, ya no pude ver.

Tenía mucho miedo por ese reencuentro, no sabía que sentiría, ni como lo viviría pero lo que un día me cautivó de él, el ver dentro de sus ojos, el ver como era realmente…  ¡Ha desparecido por completo!  ¡¡Ya no puedo ver dentro de él!! Y no sé, si eso me alegra o me entristece.  Ya no tiene ese brillo especial en su mirada, se ha vuelto una persona fría, y envuelta en una especie de caparazón, armadura o jaula que no le hace sentir, como se bien que un día hizo. Envuelto cada semana con mujeres que no le aportan mas que horas divertidas, seguramente extraordinarias, pero no es mas que eso, diversión. El mismo confiesa que ha dejado de creer en Disney, y que busca en mil cuerpos diferentes el volver a tener esa sensación, esa emoción, ese sentimiento tan particular que le llaman amor, enamorarse, vibrar, volar, perder la cabeza….  No obstante, no lo encuentra. Yo en una de estas le dije:  “Para volverte a llenar, primero te tienes que vaciar…” .

Y así pasamos hablando las horas, sobre el amor… 

Se abrió una puerta, la de la amistad… y se cerró finalmente la ventana del recuerdo. Que siempre tenemos en mejor consideración de lo que realmente fue.

Y como si nunca hubiera existido más que una relación de amistad, dos amigos confesaron sus secretos y sus desdichas, sobre las mochilas tan cargadas que todos llevamos en  nuestras espaldas.

 

¡¡YO SI QUE CREO EN DISNEY!!

La profunda conversación con Martino, me hizo ver mas claro que nunca, que aún haber renegado del amor,  rechazándolo de una manera rotunda de mi vida, hay algo que no puedo evitar… ¡¡Sigo creyendo en Disney!!

No soy una persona conformista, soy consciente que contra mas mayor me hago, mas exigente soy, que sin duda estoy buscando un príncipe azul. Con ello, no digo que busque el hombre perfecto, pero sí que sé que existe el hombre perfecto para mí, y en consecuencia, yo seré la mujer perfecta para él. No voy a meterme en mil camas, ni en mil brazos diferentes por renunciar. No buscaré mil sensaciones en diferentes, sabiendo y siendo consciente, que en un Solo encontraré el Todo. Quizás deba dejar de buscar, porque él me encontrará,  o quizás él ya ha aparecido en mi vida, o quizás quién sabe, él me esta leyendo…..…  Y  quién sabe, quizás, que esto si que podrá ser un …   “ Y fueron felices para siempre, colorín colorado, éste cuento se ha acabado …. “ .  Quizás, quizás, quizás ….

 

 

Nota de la Autora :

No debemos renunciar a nuestros sueños, “Querer es poder”. No nos centremos sólo en el trabajo, ni solo en los amigos, ni solo en la familia, ni solo en nuestras preocupaciones y responsabilidades, por los miedos, por las armaduras. Porque como en todo, el amor también exige tiempo y dedicación exclusiva. Y amigos míos  la mejor sensación, emoción y sentimiento que una persona pueda tener se transforma, siempre, en AMOR.  Y el amor, ¡¡Ayyy….!! El amor….

http://www.youtube.com/watch?v=dOPmgkentZk

 

 

Continua, siempre continua ……………