360º

Seria realmente estúpido que empezará como normalmente lo hago. Hemos pasado de… y ahora llegamos a …. Han pasado muchos meses. Volveros locos recordando las últimas historias marearimos un poco la pérdiz. Así que el clásico del inicio lo dejaremos para la próxima historia que estaremos más en materia.
Desde el mes de Febrero exactamente que desaparecí, me introducí en mi mundo de miedos, ira, no dormir, odiar el mundo en el que vivía, sentir nada y menos por la gente que me rodeaba….¡¡ El astío!! Pero vamos a ir por partes. Así que empezamos una historia más de Sin Hipocresias. Esta vez. Mi historia.
No os contaré con pelos y señales del por qué llegué a los 360º , no creo que sea el momento. Pero si que os transmitiré un mensaje de positivismo, de fuerza, de un creer, de un poder, de un luchar, de un soñar, de un vivir la vida, de un aprovecho cada minuto…. De un ser que soy yo, y que por fuerza del destino y mi mala suerte de tener una enfermedad sin cura posible, mi vida ha cambiado 360º.

360º

Se dice que una circumferencia tiene 360º. Ya que seria la vuelta entera de ella en todos sus ángulos y grados. No soy matemática, pero sé que entendéis la relación directa y a dónde quiero llegar.
Por lo tanto, se dice que cuando uno realiza un cambio por completo, es que su vida ha cambiado 360º, pues eso es lo que me ha sucedido a mí. Mi vida, en el transcurso de sólo tres meses ha cambiado el giro entero de una circumferencia.
Hace más de quince años que sufro una enfermedad. Hasta hace tres meses no era consciente de ella, y si lo era, quería hacer ver que era una persona completamente normal, que podía realizar cualquier actividad o empeño como el resto de la población. No me tenia ni que cuidar ni estar pendiente de nada, ya que yo omitia en mi propio celebro que yo no padecía tal mal y como realmente, es algo que no se percibe a simple vista podía hacer una cuotidiana vida, de estrés, desgaste psicológico, de un no dormir y de un no parar, al igual que el resto de la sociedad. Hasta que llegó el fatídico día, como tantas otras veces ya había acontecido en el pasado. Llegó un Big Bang en toda regla. Y la mujer que hay en mi, como tantas otras veces tubo que apartarse de todo. Encerrarse para no ver ni la luz del sol, ni la magia de las estrellas, ni la enamoradiza luna, ni el cálido mar, ni el olor de las flores, … Nada. Absolutamente nada. La oscuridad era mi mejor amiga y aliada. En ella me retiré por unos meses para poder volver a ver una ligera brisa de aliento en mi vida.
Se podría decir que no es nada justo que una joven de tan sólo 33 años, llevando más de quince enferma tenga que renunciar a TODO. Y cuando digo todo, no soy para nada metafórica, ni tampoco es una hipérbole. Es una realidad. Y os puedo asegurar amigos mios, que la realidad para mí es muy difícil de vivir. Literalmente hablo, cuando mi vida ha cambiado 360º. Y literalmente también os digo que mi realidad muchos días es una mierda, ¡¡Una auténtica y real mierda!! Llena de confusiones, sensaciones y perpléjidades que aún no sé como tengo el coraje de sobrellevarla.
Hablando de la injusticia. Este vuelco de mi vida y el una vez por todas, el tener que aceptar mi vida y el que siendo aún una “muchacha” , habiendo mil aspiraciones, mil sueños y siendo una luchadora y competitiva como soy, tube que cojerlos a cada uno de ellos meterlos en una ENORME y GIGANTE bolsa de basura y tirarlos uno por uno. Con lágrimas y sollozos las lanzé en el olvido de mis pensamientos. Aunque si devo de decir, que aún los recuerdo y la rabia me come por dentro. Os confieso, que a veces en los momentos de mi oscuridad grito, chillo tan fuerte maldiciendo mi vida y el por qué a mi me ha pasado esto. Me repito una y mil veces pidiendo a Dios que me ayude, aclamando la atención de un nadie que no me va a poder ayudar, reclamando la atención de un vacío el cuál sólo me hace ver… Que no puedo y que nunca ya podré. Vuelvo a repetir, son las injusticias de la vida.
En mi tenebrosidad me he refugiado muchos meses, y sé que a lo largo de mi vida van a ver muchos más. Es algo inevitable. Es algo que por mucho que reniegue y condene, no lo voy a poder cambiar. Esta ahí. Para siempre. En mí.
Poco a poco, me voy sometiendo a mí nueva existencia. Es algo complicado, no os lo voy a negar. Hay días en que me intento comer el mundo y otros que intento no formar parte de él.
Me he quedado sin aliento y sin fuerza. Son demasiados años luchando contra barcos de fantasmas.

Que pasará…

Lamentablemente mi futuro no lo puedo predecir, intento vivir el día a día, como si fuera un regalo divino que ha sido otorgado sólo para mi. Estoy aceptando mi REALIDAD. Que os puedo confirmar que no es para nada sencilla. Ya no puedo hacer nada de lo que podía hacer antes, ya que eso me conllevaría al infierno de nuevo.
Así pues, estoy creando una nueva pintura. Un nuevo lienzo. Lleno de colores vivos: rosas, azules, verdes, morados, amarillos, violetas, turquesas, naranjas, … Estos colores los voy componiendo de forma bastante moderada y humildemente. Este novel cuadro, lo he empezado de cero. Borrando cada una de las cosas que me puedan recordar un pasado que el cuál ya no puedo vivir. Pero creando nuevas formas que me ayudan a ver un futuro con un mínimo de esperanza. Ya no podré construir esos proyectos tan geniales que queria hacer. Pero seguro que lograré otras excepcionales, fuertes y vigorosas como soy yo. Obtendré nuevas mezclas, nuevos futuros y nuevas visiones. A veces, el empezar de cero es mucho más fácil que el empezar desde un algo. El cero me da la facilidad de un todo nuevo y un crear completamente novedoso. El cero, amigos mios, no es tan malo como lo pintan.
¿Las fuerzas? Las fuerzas ni yo misma sé de dónde las saco. Sólo sé que aprecio cómo nunca que me dé este sol cálido de otoño en el rostro recién levantada, que me acaricie la brisa del atardecer en mi pequeño cuerpo, que la sonrisa de un extraño que le haces una cortesia es como un presente extraordinario. Que el tener la gente que te quiere, tu familia, amigos y queridos, es la alabanza más grande que le puedo hacer a la vida, que el querer incondicionalmente a todos ellos y recibir amor, un abrazo, un beso de estos, es como si me tocara la loteria cada vez que acontece. El saber que cuando lloras tienes a alguien que te escucha. Y el saber que a pesar de mi “anormalidad” tengo grandes personas dentro de mi vida que me aceptan y quieren tal como soy, y eso compañeros mios, quién no lo sepa apreciar, ¡¡Es un NECIO!! Y yo os puedo asegurar que agradezco a cada uno de ellos, que son los que hacen que se llene de luz mi vida.

Que os quiero decir…

Con esta mia experiencia vital, con este humilde recorte de un poco de mi, con esta breve explicación de mi historia os quiero decir, que el empezar de cero, es bueno. Son nuevos ventanales y portones esperando a que sean abiertos por vosotros. Que el dar un vuelco de 360º grados a vuestra vida, no os tiene que dar miedo. Si os ha aconetencido así es porque el juguesco destino lo ha querido. Pero no lo ha determinado así porque sí, es porque seguramente tenéis que aprender muchas muchas cosas que hasta ahora no habías visto ni apreciado. Que podríamos estar maldiciendo mil y una veces nuestra vida, porque nos han tocado seguramente circunstancias para nosotros de desaguisado, pero si hacemos esto, nos olvidaremos de aprender las asignaturas pendientes que nos tiene preparado nuestro camino. La vida. Que el mirar al pasado y al ayer no nos ayuda en nada. Aprendemos de vivir el ahora, olvidemos también el futuro porque nunca sabremos cuando podrá volver a ver un giro de 360º para volver a empezar de cero.
Así que seamos agradecidos con el hoy y con el ahora, vivamos cada uno de nuestros minutos como si fueran los últimos que nos tocan por vivir. Vivamos en un Carpe Diem constante. Abracemos a todos aquellos que queremos y digamosles también que los queremos y amamos, ¡¡Cada día si hace falta!! Porque en lo que he aprendido con mis 360º es que no se sabe que me deparará el porvenir ni el mañana. Pero las grandes cosas de la vida como el amor, el abrazar, el besar, el compartir sonrisas y carcajadas, son aquellas que nos llevamos en nuestro recuerdo para siempre. Que lo material, ya bien lo dice el nombre es algo efímero, que lo puedes saborear solo minutos y pocos, porque luego ya no nos sirve más para nada y no lo tendrás como un bien preciado, sino más bien que algo con lo que jugaste un poco pero como siempre te cansaste. Lo que nos llevaremos con nosotros mismos en nuestra memoria son aquellos momentos compartidos con los seres queridos.
Está vez igual que el inicio ha sido diferente también va a ser el final, como podéis imaginar esta semana tampoco va haber la nota de la autora , porque la autora os ha hablado desde el corazón, desde su interior intentando dar una mínima luz y esperanza para todos aquellos que por circunstancias de la vida habéis tenido que empezar de cero. Pero recordar que el 0 no es malo y que si así ha sido, ha sucedido para que tengais que aprender nuevas cosas de vuestra existencia y valorar aquellos que os rodean y las pequeñas grandes cosas de la vida que os hacen más que feliz… ¡¡Que yo lo sé !!
Así que ánimo, y cómo siempre digo: ” QUERER SIEMPRE ES PODER. “

http://www.youtube.com/watch?v=TIhxNnwZdJw

Continua, siempre continua……