Ser Feliz…. ¿ Es Pecado ?

 

Hemos pasado de “Historias de Containers” las cuáles no tenemos que arrinconar ni desatender, sino más bien hacer presentes, SIEMPRE en nuestras vidas. El hecho de ayudar, ser altruista y mostrar que eres empático por las personas que realmente lo necesitan. A otras historias, de amor, “Flechazos”, los cuáles pueden ser debido a un buen calentón o realmente en un profundo estado de enamoramiento. Eso cada uno sabrá que realmente es…

Y ahora nos encontramos con el tema de esta semana, una historia, una reflexión la cuál nos hará pensar o al menos, esta es mi intención, el de meditar o cavilar sobre… Ser feliz ¿es pecado?
El origen de la palabra Felicidad proviene del latín felicitas, a su vez felix, significa “fértil” o “fecundo”. Con esto entramos en materia .

 

 

Desde siempre….

 

Desde que tengo uso de razón, y eso no se si es bueno o malo, las cosas han venido impuestas de una manera. Para vivir esta vida debes de: esforzarte, estar deprimido, vivir en el estrés , sufrir, padecer, aguantar, angustiarse, amoldarse, sobrellevar, conformarse, resignarse, tolerar, preocuparse, ansia, tormento, congoja… Y mil adjetivos más, que a cuál peor. Nos han implantado una forma de ser que no me extraña que la mayoría de personas que tengo a mi alrededor vivan una vida caótica, triste y sin una sola motivación del reír cada mañana al levantarse.

Estas imposiciones nos vienen de familia, de nuestra educación y mucha parte de ello, también, la religión. O al menos, la “antigua” religión. La vida esta llena de obstáculos y es más que obvio, pero hay maneras y maneras de sobrellevar las cosas. La gran mayoría pensamos que el poder llevar a termino diferentes circunstancias de la vida, es mejor actuar de una manera pesimista, casi autoflagelándose y quejándose de todo. En vez de un modo positivo , abierto y con una mentalidad de bienestar, prosperidad y alegría. Quizás suena a palabras fáciles. Pero os puedo asegurar que es mucho más sencillo de lo que podéis imaginar. “La simpleza de la vida no es algo tan complicado” .
Debido a ello, si en un trabajo estás mal o no te sientes a gusto, todos te dirán: -Aguanta, están muy mal las cosas, no tienes otra opción. En vez de escuchar : – ¿ Por qué no buscas otra cosa? ¿Por que no averiguas lo que realmente te gusta hacer y vas a por ello ?
Si llegas al trabajo cada día con una sonrisa, te dirán que estas loco y te tratarán de pelota, porque hemos nacido en una sociedad que parece que el disfrutar de aquello que estas haciendo sea un pecado. Y aún más si es tu puesto laboral. Y si tienes la genial idea de querer ascender, tienes que ser consciente que tu cara será el blanco fácil de una diana. ¡Parece que en este país sólo sea culto a la diversión la cerveza y el fútbol !
Si quedas con tus amigos y les cuentas que todo bien y te sientes feliz por las elecciones que has realizado en la vida, te tratan de soberbio, de creído y piensan que estas ocultando la verdad por vanidad. En vez de alegrarse por tí y apoyarte en el camino de tu vida.
Si con tu familia te llevas bien, tienes una relación de amor y respeto, y las cosas fluyen , te dirán que estas flipando y que cuando menos te des cuenta te la darán. Que cómo ellos te van a entender si eres de otra generación.
O si con tu pareja te sientes la persona más amada del mundo, correspondida y extremamente feliz por compartir tu vida, la gente te mirará raro y algún que otro comentario de : “Piensa mal y acertarás caerá.” Y : “Quién se puede fiar al cien por cien de nadie… ”
Y así vivimos en una extrema sensibilidad pesimista que nos lleva a que la vida pase por delante de nuestras narices sin pena ni gloria. Vivimos como meros espectadores de nuestra propia existencia. Sin querer más, sin ser optimistas y sin aprender a reírnos de todo. Parece ser que ser feliz es pecado.

 

 

 

Y nos encontramos…

 

Y aquí me encuentro yo, hoy, delante de mi ordenador con fotos alrededor las cuáles me hacen sentir que soy feliz. ¿Seré una pecadora?
¿Seré una perversa mujer por sentirme más que afortunada.. ?¿ Porque tengo amistades que valen su peso en oro ? ¿Porque tengo una familia que sin ella no podría sonreír cada día ? ¿Por tener un compañero sentimental que hace que me brillen los ojos solo verlo?
¿ Soy una persona desconsiderada y despreocupada? ¿ Porque mi vida es la escritura y me dedico cientos y más cientos de horas a ello? ¡Y por ello me siento bendecida y agradecida!
¿ Soy una mala persona por dar gracias en mi vida de mil cosas?¿ Y en cada una de mis reflexiones intento sacar lo positivo de todo ? Y os puedo confesar que más de una vez , y dos, y hasta tres al día me pego unas buenas risas. No reparo “gastos” en carcajadas. Es de las pocas cosas en nuestra existencia que son gratis y no somos capaces de aprovecharnos de ello. ¡¡La verdad que muy lamentable!!
Dios desde allí arriba … ¿Me castigará hasta las hogueras más profundas del purgatorio por querer soñar, por construir un futuro ambicioso y diferente? ¿ Por sentirme dichosa de todo aquello que tengo? Aunque no sea en una abundancia … ¿ De verdad recibiré una multa por querer ser feliz ? Sinceramente, no lo creo.
Tendré todo lo malo que puede darme la vida.. ¿Por lo primero que hago cuando veo a alguien es esbozar una sonrisa y darle un abrazo?

Amigos míos, dicen que hay una ley de atracción, o karma o lo que le queráis llamar. Yo no se si es verdad , y si existe o no. Lo que si sé es que lo que siembras en cierta manera cosechas. Si cada día te quejas de todo, si todo lo ves negro y sigues una lucha contra la oscuridad recogerás un negro tan sombrío y tenebroso, que ni la estrella más potente de este precioso universo te ayudará a ver un resquicio de luz.

Sé de muy buena tinta que las actitudes que nos han querido transmitir, quizás no han sido las adecuadas. Quizás y sólo digo quizás, si que han sido épocas diferentes y sin duda las cosas han cambiado bastante. Y que, sin ninguna duda sé, que lo han hecho de muy buena fe y queriendo lo mejor para nosotros. Nuestras educaciones provienen de ideas retrogradas, carcas y muy retrasadas, dónde el sufrir por todo estaba bien visto y el disfrutar de la vida te convertía en un vivales.

Pero todo aquello forma parte del pasado, mirar el futuro con alegría con una sonrisa, y con el ser positivos existe. Y es real. Y no eres un pérfido humano por ser así. Sino todo lo contrario. Das luz a las personas que tienes alrededor. Y sin duda, es contagioso, y si eres constante en tu risa conseguirás que las personas de tu alrededor se contagien de ella. Así que cambiemos estos prismas tan erróneos, de tragedias griegas. Y creemos un mundo nuevo dónde el SER “con una sonrisa” sea un SER de verdad. Y no mirado de forma extraña, como si fuera un bichejo de nuestra sociedad.

 

 

 

 

Nota de la Autora:

Sólo os daré un simple ejemplo para esto. Pensar en el día que os levantáis un poco cruzados. Ese día parece que no tiene fin y que todo lo que os sucede va de mal en peor. Que sólo deseáis llegar a casa y meteros en la cama.
Ahora bien, pensar en el día que solo levantaros os da el sol en la cara y recibís un mensaje de buena mañana deseándonos los buenos días. Y que parece que la serie de circunstancias positivas siguen y siguen a lo largo del día. Y pensáis que habéis tenido un “GRAN ” día.

Pues pensar que todos pueden ser buenos días, no borréis nunca el “SMILE” que tanto utilizamos como emoticonos en nuestras redes sociales, y pasarlos a vuestra boca como un lema de vida.
Amigos mios el ser feliz y crear felicidad no es pecado. Es creer que todo tiene varias tonalidades de color y que los colores vivos son los vuestros, se puede convertir en vuestro “modus vivendi” .
Sé que he sido más que exagerada en mis afirmaciones de este relato, pero a veces, y digo solo a veces, los extremos nos pueden aportar cosas maravillosas y que no transporten a una reflexión de alegría, vida y saber ser FELIZ. No tengáis miedo a probar, total… ¡¡ES GRATIS!!
Os dejo con esta canción que os dará un inyección importante de adrenalina para empezar a creer en esta nueva nuestra filosofía de vida.

 

Continua, siempre continua….

¿ Flechazo o Chulazo ?

Hemos pasado de Putones, Cabrones y Colores, los cuáles nos hacían ver una visión de lo que refleja en cierta manera nuestra sociedad actual. Donde nos es más fácil dejar escapar, rendirse o no luchar. Y así permitirnos la licencia de ser infiel a las personas que queremos, o que sin más, en un momento amamos. A Historias de Containers que mi finalidad era prentender socializar o bien intentar, hacer presente, que hay muchas personas las cuáles necesitan de nuestra ayuda. Debemos de ser críticos y honestos ya que, muchos de nosotros vivimos en una postura de extrema comodidad, pero no olvidemos que cada día hay mas personas en nuestro país que sufren de hambre y que nos tenemos que concienciar de, ofrecer nuestra mano, caridad y amparo . Sor Lucia es un claro ejemplo de altruismo, trabajo y ayuda al prójimo. ( Os recomiendo que la sigais. Es un modelo en el que todos nos deberíamos ver reflejados en ella. )

Y ahora nos encontramos con una historia, un post, una narración de cómo muchos de nosotros, aunque si yo no me puedo incluir , gozan de un flechazo, del amor de su vida, el eterno , el para siempre…. ¿ En un flechazo? ¿Es una atracción física? ¿Es un chulapo o pibón ? Esta semana hablaremos de ello, de los flechazos. Pero lo haremos de una manera diferente…. Narraré la historia de dos chicos que por este tipo de arrebato se enamoraron.

 

Dice así la historia…

No empezaremos con una érase una vez, ya que un cuento no es, aunque bien podría ser.
Era verano, mes de Agosto, un calor horrible, de esos que hace aquí en Barcelona, dónde la humedad te traspasa mil capas de piel y lo único que te apetece es darte mil baños en el mar y más bien no salir de allí, ya que la sensación de frescura no dura más de tres coma segundos. En una de ellas que mi protagonista, Alejandro salía de darse un refrescante aunque corto baño, y en la misma orilla, le vio, a él, paseando por esta. Era Jean Pierre un francés de una cierta anatomía irresistible el cuál el cruce de miradas no tardo ni dos coma segundos en acontecer.
Se miraron, esbozaron una tímida sonrisa y se plantaron uno enfrente del otro, como dos rocas, como dos árboles, amarrados en la tierra y con miedo de realizar ni aunque fuera un solo paso, no fuera que dicha magia desapareciera. ¡¡Habían tenido un flechazo!!

Fueron mas fuertes que la madre naturaleza que los tenia anclados con los pies en la arena, y se acercaron de un modo paulatino el uno al otro. Se habían enamorado, se estaban queriendo y aún no habían ni pronunciado ni media palabra. No sabían ni sus nombres, ni procedencia, su estado civil, pero había algo que si sabían y es que… ¡¡Tenían que conocerse!! Así que con un par de pasos tímidos, delicados y prudentes se acercaron uno al otro, y con un tono de voz que solo ellos se podían escuchar se saludaron… un : ¡Hola! Fue el inicio de una historia de amor.

Alejandro y Jean Pierre, se acogieron, hablaron… Bueno. No. Alejandro muy catalán de Sagrada Familia y Jean Pierre muy francés de Tour Effeil, se habían cruzado pero no hablaban el mismo idioma. El primer contratiempo. ¿ Como dos personas que ni siquiera pueden comunicarse creen en un estado de amor ? Pues lo crearon, el principio fue el de dos personas que traspasaron la barrera del tiempo y retrocedieron al pasado, el lenguaje corporal y de signos, fue su arma más preciada para poderse comunicar, hablar, sentir y saborear el gusto dulce y tentador del amor.

Después del primer impacto, del momento “love at first sight”, “coup de foudre”, “colpo di fulmine”, “enamorament sobtat”, “amor à primeira vista”, “liebe auf den ersten Blick”, “ilk görüşte aş”, y mil idiomas más…. Había acontecido en la vida de estos dos jóvenes… El famoso, conocido y reconocido “FLECHAZO”.

Se apartaron de la orilla y sin dejar de mirarse empezaron una preciosa love story, no sabían a dónde les llevaría lo que si sabían es que Jean Pierre estaría una semana en la ciudad condal de vacaciones , así que sin dudarlo ya tenían planning para esa misma noche. Una salida de conocimiento, restaurante, copa…

Mis protagonistas pasaron una semana sensacional y magnífica en la ciudad. Se vieron cada uno de los días que Jean Pierre disfrutaba en la urbe. Empezaba una relación en toda regla, con el deseo de seguir viéndose , conociéndose… Y amándose. Su aventura tenía un inicio, aunque sin un final previsto…

Así pasaron los meses, Alejandro se apuntó a una academia de idiomas, y empezó a aprender y estudiar el Francés. Todo lo que sentía por Jean Pierre era poco y todo lo que le pudiera ayudar a acercarse un poco más a él, a entenderlo y hablar el mismo idioma, era imprescindible para ese chico cegado por las flechas de Cupido.

Se veían cada quince días, lo que yo nombraría : “novio de fin de semana” . Se alternaban , unas veces España-Francia, otras Francia-España…. Así siguieron mis dos amantes, durante más de un año… Luchando por una relación ,por un amor que no solo tenía las barreras lingüísticas, sino también de fronteras, y aún más importante, de personalidad… Ya que cuando se empezaron a comunicar, a hablar, y a entender, se dieron cuenta que las barreras eran cada vez más y más palpables, ya que eran la noche y el día. Una combinación perfecta y bonita en letra escrita o película, en la vida real un cóctel molotov en toda regla.

Y así que la comunicación fue más latente en el noviazgo, creció el alejamiento , como de dos países que se trataba, también empezó a hacer mella en la relación. Cuando se conocieron , no se gustaron, no eran acordes el uno con el otro… Cada uno veía la vida de manera diferente y no estaban de acuerdo en las principales cosas de la vida. Así que la distancia en todos los niveles, no obstante haber mas cercanía… Se palpó de tal manera que las grietas del desamor pasó a que la distancia no fue, sólo un hecho metafórico. Pasó a ser literal.

¡¡ La historia de un flechazo se terminó !!

 

¿Flechazo o Calentón?

Seguramente os habéis leído esta anécdota de forma interesada, y muchos de ellos deseando un final feliz. Un comieron perdices y fueron felices, una hasta que la muerte les separe, o el amor de mi vida para siempre en mi. Pues no, la mayoría de narraciones que la gente me ha comentado de “Flechazos” han terminado, no han seguido.

Mi reflexión de esta semana, a partir de la historia vivida por Alejandro y Jean Pierre me da que pensar…. ¿Realmente existen los flechazos? ¿El amor a primera vista existe? ¿La media naranja ?

Desde mi despreocupada opinión, no. No existen. Para mí se basa más en una atracción física, en un algo que ves y que te gusta, y que inconscientemente te agrada porque el envoltorio es el perfecto para ti. Es un calentón dicho de vulgar manera, es un te pillo y aquí te mato, ya que hace florar los instintos más primitivos que intentamos reprimir. Y lo disfrazamos de amor. Y lo hacemos para no sentirnos que somos personas tan elementales que nos basamos en una pura atracción física. Olvidando que somos animales y que muchas de nuestras veces nos guiamos por instintos. ( Dicho por el vocubalario de la “modernidad” serían las sensaciones. Tenemos la mala costumbre de poner palabras biensonsantes para reprimir nuestra naturaleza. ¡¡Absurdo!!)

Yo no he conocido en mi vida “Flechazo” , soy más bien de conocer a alguien y que poco a poco vaya introduciendóse en mi vida, compartiendo momentos, risas, complicidades, vivencias… Que se filtre de forma sutil en mi camino, de tal modo, que luego no desee que este se vaya de mi …. Y quizás si, para un siempre jamás.

Por lo tanto, ¿Flechazo? ¿Calentón? ¿Atracción? ¿Amor? ¿Deseo? ¿Capricho? ¿Juego?

 

 

Nota de la Autora:

Yo no soy muy conocedora de historias de amor, las mías he tenido como cualquier persona humana, y aún más en nuestras generaciones. Mi forma de ver el amor, ya os la he narrado. Es la de conocer, compartir y vivir experiencias haciendo que un lazo se convierta en un enorme vínculo.

En mi corta, larga o media vida, depende del prisma como se mire, no me ha acontecido nunca de tener un flechazo. ¿Será por qué soy reacia a ello? ¿Por que no creo? El motivo exacto no lo sé, posiblemente sea porque para mí el amor se basa más en una conquista diaria, en un conocer, en un sorprender siempre a la pareja, etc etc… En un tema más bien íntimo y de personalidades, que el mero hecho de un envoltorio que me pueda agradar.

Por lo tanto, sea como fuere, cada uno vive las experiencias del corazón a su manera… Y no seré yo quién diga si un flechazo es amor o un calentón. Aunque si mi opinión ya he dado. La vivencia de ello depende de cada ser individual y si con ello sea de A, B o C hace que las personas vivan sus emociones y sentimientos de forma libre (que gracias a Dios eso aún no hay que pagar) que las vivan al 100% y que les lleve dónde su sensibilidad y cariño les quiera conducir….. Y si es para un siempre jamás… pues… ¡¡ Que viva los novios !!

 

 

Continua, siempre continua….