El Iceberg

Hemos pasado de Flechazos en toda regla,  que  depende del  gusto del consumidor se transforma en calentones, enamoramientos o idas de lujuria, sea como fuere, cada uno vive el amor a su manera, y no seré yo quien juzga…¡¡Faltaría más!!  A un forma de vivir, de pensar y sentir.  El ser positivo, el Ser Feliz  y aprender una nueva filosofía de vida, que con una sonrisa se consigue mucho más que con el llanto, la ira y la indignación.

 

Y nos encontramos con el tema de esta semana los Icebergs. Como hago en mucho de mis post sabéis que le cambio el sentido a las palabras o frases, es evidente que no os voy a hablar del Iceberg en sí,  porque mi saber sobre el tema es un no saber, aunque si bien sé que muchos ecologistas apoyarían el hecho que hablara de ellos, pero no, al menos, por esta vez, hablaremos del iceberg de forma figurada, ¡Como a mi bien me gusta!

 

 

 

ICEBERG

 

  • Peluquera: María es la peluquera de mi barrio. Siempre la veo feliz, sonríe sin parar. Supongo que por eso siempre tiene el local full. Su buen humor contagia al personal y también me hace un estupendo corte de pelo.
  • Cura: Juan, es el sacerdote más reconocido hasta el momento. Un hombre afable, culto y siempre dispuesto ayudar a los demás. Dicen que un santo en toda regla. La verdad, es que, es  de admirar un ser humano tan dispuesto a todo el mundo.
  • Informático: Manuel, el típico chico con gafas y que parece más bien sacado de una película friki. Normalmente la gente le mira raro y muchos se ríen de él. La verdad que a veces sus explicaciones te hacen llegar más bien a “Star Trek” que al mundo real.
  • Medica: Aurora, ya desde joven respetada por todos. Tendrá más de cien, es muy mayor. Ya en la época que una mujer tuviera una carrera era el top, ahora ya retirada y en su casa sigue teniendo visitas de sus enfermos.
  • Alcalde: Andrea, es la joven promesa del partido. Hace poco que empezó como militante en él, pero con su fuerza, perseverancia y constancia ha llegado ya a un puesto público. Dicen que es la nueva cara de la política.
  • Camarero: Julián, es el nuevo del bar de enfrente. Un chico muy tímido y reservado, eso sí, siempre dispuesto a ir corriendo por las mesas por si falta alguna cosa. A veces, los jefes, se chotean de él.
  • Periodista: Antonio, ha conseguido estar en una de las grandes televisiones privadas. Un hombre muy apuesto y atractivo. De las personas que caen en gracia y que son poco graciosas, pero por esto ha llegado tan alto.

 

 

 

 

DEBAJO DEL AGUA.

 

  • MARIA. La fabulosa peluquera de mi barrio. Casada desde hace más de veinte con un hombre que la maltrata no solo psicológicamente, sino que también físicamente. Hay días que aun estando a más de  treinta grados se presenta con jersey de manga larga.  Para que así,  no podamos ver los moratones que le deja el gran  hijo de puta  de su marido. Es una mujer de mente antigua, y aun sabiendo que esto no es vida, ni para el más insufrible,  no es capaz de dejar a su marido. Ella se piensa que es por el bien de los hijos, que ya muy grandecitos son ellos,  le piden a su madre que abandone a tal repugnante ser. No se ve capaz de ello y por ello, sigue sometida a tan mala vida.
  • JUAN: Lleva más de treinta años ejerciendo como cura. Es muy respetado en su comunidad.  En sus tardes se dedica a jugar con los niños de la catequesis. Menores de no más de nueve años, todos ellos chicos con los cuales comparte unas ciertas obsesiones asquerosamente repulsivas. Abusa físicamente de cada uno de ellos, les hace creer que son especiales e únicos y que han sido escogidos explícitamente por el mismo. Así abusa una y otra vez de cada uno. Incluso les ha llegado hacer sangre e uno de los orificios de su cuerpo, que ya bien sabéis.  Sus madres adoran a este párroco, lo que no saben es la mezquindad que le hace a sus pobres hijos. Y la tortura en la que viven. A más les tiene amenazados que si hablan sus almas irán directas al purgatorio. Y ya sabemos  todos, que la mente de un niño es muy vulnerable.
  • MANUEL: Creo que es una de las personas más inteligentes que pueda existir a la faz de la tierra. ¡Es una enciclopedia el tío! Lo sabe todo. Absolutamente todo. Sea cual sea la duda o pregunta, en cinco coma segundos la responde. Tiene una agilidad mental que creo que ni Bill Gates puede estar a su altura. Su falta de autoestima y ego hace que este un puesto de becario, cobrando una miseria sin que nadie reconozca y aprecie lo que realmente vale esta persona. Y seguramente, seguirá en esa empresa hasta que le llegue su jubilación y que pase sin pena ni gloria el transcurso de su gris vida.
  • AURORA: Estudio medicina en los años 40, era toda una avanzada en la época. Consiguió finalizar sus estudios muy rápidamente, pero su familia nunca la apoyo en ello. Era mujer y tenía que quedarse en casa con la familia, conocer a hombre, casarse y tener hijos. Eso hizo que ella por su vocación a dicha profesión se arriesgara y abandono la familia, se dejó de hablar con todos ellos y lucho por su sueño. Pasaron los años y los años, ella fue creciendo como profesional pero se fue perdiendo como persona. Priorizo su carrera, su trabajo y su vida, que  llego un momento, en que la madurez se hizo presente en su vida, que ya tenía cincuenta y tantos, había sido de todo profesionalmente, pero personalmente estaba sola. Y ahora con ochenta y tantos cuenta los días que le quedan de vida, para morir un día u otro, sola en esa preciosa casa que tiene. Tiene miedo que sus propios gatos se la coman.
  • ANDREA: La joven promesa política. Todos la miran con orgullo. Su familia no deja de nombrarla a todas horas. ¡Un genio! Dicen muchos. Sus visitas al escusadero  son infinitas. La cocaína le puede. Su adicción a ella hara que acabe con su carrera y con su futuro. No obstante ella se siente orgullosa, nadie sospecha nada. Va a mil cada día, puede con todo, se siente superwoman. Al cabo de los meses, se la encontraron tirada por una sobredosis. Nadie se lo podía creer.
  • JULIAN: El joven y amable camarero. En su edad temprana fue objeto de abuso de su padrastro. Le hacia todas las guarradas posibles y por haber. Un día intento explicárselo a su madre, ella le pego tal paliza y le dijo que se lo inventaba todo por celos. El no tuvo nunca más el  coraje de explicarlo a nadie. Se pensaba que con su silencio su dolencia se iría. Ahora se ha transformado en una persona que no sabe que es el mal ni que es el bien. Así después de sus horas de trabajo, va por el barrio y por lo que no es su barrio violando a jóvenes indefensas y reproduciendo cada una de las fechorías que le hacia su padrastro.
  • ANTONIO: Hombre perfectamente vestido y peinado. Un Dios Griego para muchas. Atento y siempre disponible para todo el mundo. Su carrera periodística de las más envidiadas por todos. Para él ha sido fácil, su aspecto impecable nunca haría sospechar que él ha llegado donde ha llegado debido a que ha estado chantajeando a cada uno de los jefes que tenía, haciendo una labor pulcra de cada uno de los trapos sucios que tenían. Y con el mal de otros,  el mismo fue creando su mal. Así llego que después de varios meses se lo encontraron con un tiro en la cabeza,  en el impecable despacho de su cadena privada.

 

 

 

MIS ICEBERGS Y MIS EXPLICACIONES…

Nos pasamos la vida viviendo en sociedad. Estamos rodeados, aunque no queramos de miles de personas, que de manera directa o indirecta forman parte de nuestra vida. A muchos de ellos, los humillamos con palabras o con miradas. A otros de ellos los alabamos en maneras  y actos. Nunca sabemos lo que hay detrás de cada persona, y seguramente, muchos de vosotros me diréis que es imposible conocer al cien por cien a alguien. Sí, estoy de acuerdo. Pero gastemos aunque sea dos minutos, para hablar con las personas, para saber quién son, y para darles la oportunidad, de porque no, de entrar en nuestras vidas si así lo merecen. O de poder juzgar a aquel que lo merezca. Pero no nos dejemos llevar por las apariencias, por las puntas de iceberg. ¿Sabéis que solo una octava parte del iceberg es lo que vemos? Pues así  funcionamos en la vida. Solo vemos partes exteriores de las personas sin tomarnos tiempo de que habrá en su interior. Creando así una sociedad, vacía, fría y superficial donde solo se reconoce y se premia por lo que se ve, sin darse tiempo a saber que hay debajo de esa piel y esas vestiduras. “No todo lo que reluce es oro, ni es oro todo lo que reluce.” Dejemos los externos y fijémonos más en los internos.

 

 

 

 

NOTA DE LA AUTORA:

Quiero decir y aclarar, que no tengo ningún tipo de discriminación por ningún colectivo profesional comentado. Simplemente he puesto ejemplos drásticos  para que se pueda ver el prisma y el mensaje que quería transmitir a cada uno de mis lectores.

Miremos más el interior y olvidémonos de los envoltorios. Que al fin y al cabo, solo son eso, envoltorios.

 

 

 

 

Continúa, siempre continua….