¿Ilusionarse? ¿Desilusionarse?

sola

Hemos pasado de bailes eternos, hasta que la muerte nos separe. Infinitos modos de bailar, para un siempre jamás con nuestro amor. A “Palabras”, que muchas de ellas permanecen en el fondo de nuestro corazón, de nuestra alma, de nuestra nostalgia, de nuestra historia… Y otras que, desgraciadamente han sido utilizadas al tun-tun, sin pensar en aquello que se decía, sin ser consciente de aquello que se está transmitiendo,  y sin ser coherente  que aquello que se decía tenía un “VALOR” y un “PESO” y lamentablemente estás,  quedan en el olvido, como si nunca hubieran sido pronunciadas.

Y nos encontramos con el tema de esta semana, la “Ilusión” y la “Desilusión”, dos términos tan lejanos pero a la vez tan cerca el uno del otro. Ya que muchas veces detrás de una bonita ilusión precede al poco en una terrible desilusión.

DICEN QUE…

No sé cuántas veces he escuchado que lo mejor para no ser decepcionado es no esperar nada de nadie, así nunca te llevarás tal desengaño… ¡¡¿¿PERO QUIÉN ES CAPAZ DE VIVIR SIN NINGUNA ILUSION Y ESPERAR QUE SE HAGA REALIDAD SU SUEÑO??!! Perdonarme si soy indiscreta, pero es imposible no esperar nada de nadie. Es como pedir que las amapolas no florezcan en primavera… ¡¡Imposible!!

Si es cierto, o al menos desde mi punto de vista, que nuestra sociedad cada vez es más egoísta, piensa en uno solo, y el mero hecho de que alguien espere algo de ti te somete en una especie de “estrés” que finalmente acaba por estallar.

¿Cómo se puede vivir sin una ilusión? ¡¡Que mierda de vida es!! Y perdonar mi vocabulario… Pero es bien triste ver pasar tu vida delante de tus ojos, sin esperanzas, sin sueños, sin objetivos, sin un mañana… “Un” todos los días es igual así me eximo de sufrir… ¿Qué vida más insulsa, no?  Sera que a mí me gusta más la emoción… Seguramente seré una especie en extinción o algo así. Seguramente sí.

YO…

Si ahora me pongo a pensar en todas las ilusiones que he tenido, ya os puede bien asegurar que son infinitas… Cuando tuve en mis manos a Audrey (mi Vespa), cuando espero inquietante la cena con las amigas, cuando quedo con mis amigos, cuando me voy a dar un paseo por la playa y me da el sol en la cara con ese calorcito tan bueno, cuando he tenido las primeras citas.. ¡¡Ay las primeras citas!! Puedes imaginarte de todo y más. ¡¡Parece que la cabeza va a mil por hora!! Imaginas cómo será él, atento, generoso, empático, buen conversador, que te haga reír, que te haga soñar, apasionado, etc. etc. etc. Cuando me voy de viaje, antes del  viaje, mientras estoy en el viaje y cuando vuelvo de él, las visitas con la familia, esas comidas que se alargan por horas, las risas, la sonrisa de un desconocido en medio de la calle por una cortesía tuya, el buenos días de aquel que baja por las escaleras de tu apartamento, el volver a ver aquellas amistades que hace siglos que no ves, un regalo, las intenciones sanas de aquellos que te rodean, el ponerte tus mejores vestidos para esas fiestas tan esperadas, el coger de la mano a aquellos que quieres, el decir te quiero sin miedo a quienes amas, el recibir una visita imprevista  a las cuatro de la tarde de un día cualquiera, el encontrar  un mensaje de ¿Qué haces? A horas intempestivas, el bailar esa canción que tanto te gusta, el cantar esa melodía que tantos recuerdos te aporta, el mirar al cielo y ver ese universo infinito de estrellas, el tocar aquello que nadie antes tocó, el, el, el, el, el, el,…. Sinceramente a mí hay tantas cosas que me hacen ilusión, es más, estoy aquí escribiendo este sinfín de palabras, este sinfín de ilusiones y soy tan feliz porque puedo estar aquí con teclado en mano y mil palabras volando.  Que bella es la vida. ¡¡QUE BELLA VIDA LLENA DE BONITAS ILUSIONES!!

Una de las mayores melodías de la vida son las ilusiones, son aquellas que nos oprimen la barriga de una forma extraña, son aquellas que sin darte cuenta estas sonriendo, son aquellas que te hacen saltar de alegría… ¿Por qué vamos a dejar de ilusionarnos? ¿Por el miedo al fracaso? YO ME NIEGO.

NO VOY A NEGAR…

No os voy a negar, que  he sentido en mi propia piel mil y una desilusiones, no sé si tantas como ilusiones, pero pensando en el karma puede estar bastante ajustado el tema. Pero ello no me hace que renuncie a ellas. Es bonito tener el deseo por las cosas, y sobre todo, es precioso tener  fe sobre las personas. Esa fe, que te hace tener los ojos completamente cerrados y saber que esa persona, nunca, nunca te va a fallar. Para mí, esta sensación es de las más maravillosas que pueden existir. Te sientes libre, pero a la vez, protegido. ¡Qué maravilla de ilusión!

Nadie es perfecto, y seguramente, nos esperamos siempre que las personas actúen como a nosotros mismos nos gustaría… ¡¡Pero eso es imposible!! El mundo es bello porque es vario. Si todo el mundo pensara como nosotros mismos, e hiciera aquello que deseamos en todo momento, ¿Qué vida sería? Sería un verdadero fraude ¡Una autentica mierda!  Y perdonar por la expresión, pero así la pienso.

Me encanta ilusionarme por todo, es verdad que muchos me dicen que  vivo la vida muy intensamente, puede ser que así sea. Esencialmente  para bien o para mal, pero es así como la vivo. No me dejo ni una coma suelta en mi vida que no sea exprimida al máximo. ¿Qué es la vida sin un Carpe Diem? Solo estamos una vez en este camino, solo estamos presentes una vez, porque vamos a desperdiciar las cosas como nos vienen, sean buenas o malas. Si son buenas mejor, pero si son malas también. Porque nos darán un nuevo aprender, un nuevo mañana, una nueva forma de hacer. Amigos míos hemos venido aquí para aprender, y yo,  aunque sea de las peores cosas también quiero aprender, porque no hay nada en esta preciosa vida que no deba ser aprendida.

DESILUSIONES E ILUSIONES…

No hay nada malo en ilusionarte por alguien, el esperar algo de alguien, porque es maravilloso cuando tienes esas mil sensaciones en el estómago. ¿Qué luego te fallan? Aprenderás de ello, cojeras lo bueno y lo meterás en tu cajita de recuerdos vividos, y los mimaras con alegría. Y aquello que te ha hecho daño lo tiraras en la basura, en el retrete o donde más rabia te dé, olvidarás y perdonarás, porque hay que saber pedir perdón y perdonar a las personas. De esa mala experiencia harás una lección de vida, de esas que no olvidas. Pero si te vuelve a pasar… ¡¡Es humano!! Nos caeremos mil veces, muchas repetidas en la misma piedra seguramente, pero lo más hermoso de todo es que has sido valiente en cada una de ellas, las has afrontando, has tirado para adelante y seguramente al final, hasta aprenderás a reírte de ello. Yo al  menos lo he aprendido. Aprendo a reírme de todo aquello que me ha hecho mal. Y cuando aplicas tal lección, parece que el cielo se abre ante ti, y te presenta mil oportunidades nuevas en que ilusionarte. Es una ironía la vida, pero hay que saber jugar con ella y que ella juegue contigo.

Y así acaba la historia de esta semana, ilusionaros, desilusionaros, haced lo que os parezca, pero sobre todo si queréis vivir la vida tal y como es, a veces te decepcionarás pero otras morirás de la risa por las cosas bellas de la vida. Porque no hay cosas más simple y hermosa que vivir la vida. Ama la vida, sonríele, deja que te lleve, maréate con sus olores y sus colores, con sus emociones y sentimientos, con esas sensaciones a flor de piel… Pero siempre ¡¡VIVE!! Y si esperas cosas de los demás, es sano, es normal, todos esperamos cosas de personas, y también hay tantas otras que esperan de nosotros… Así que no hay que darle más vueltas a algo que es tan simple como, VIVIR LA VIDA.

NOTA DE LA AUTORA:

No sé si es una inyección de  adrenalina para que vivamos la vida, o bien es un creer en mi misma, sea lo que fuere yo me ilusiono y desilusiono constantemente, es así la vida, y para nada quiero cambiar ni un punto, ni una coma, ni una exclamación de ella… Me lo tomo como es, y os puedo asegurar que no tengo mayor maestro. Mi maestro es la vida.

Nos vemos el jueves que viene…

Continua, siempre continua….

Las Palabras

macedonia-de-palabras

Hemos pasado de mirarnos en un espejo, face to face, a los ojos, sin miramientos y descubriendo un nuevo mañana, un nuevo despertar.  Y luego nos encontramos con un bailar y soñar con un Vals para toda la vida, para siempre jamás. Al de un amor que nos acompañe en el largo recorrido de nuestra existencia.

Y nos encontramos con el tema de esta semana las palabras. Para muchos las palabras las utilizan sin sentido y no les dan el valor que tienen, una vez un amigo me dijo: “Las palabras tienen su propio peso.”  Y tal frase se me quedo grabada en la cabeza ya de por vida.

PALABRAS.

Nuestro mundo es reinado por las palabras, desde que nacemos que nuestros padres y familiares nos introducen miles de palabras para el que día de mañana nos sepamos relacionar y comunicar con ellas. Aunque si bien dicen que nuestro lenguaje corporal es del 70% al 75% y del verbal entre el 20% al 30%. Ósea que en la mayor parte es nuestro cuerpo es aquel que habla no aquello que sale por nuestra boca. No obstante el lenguaje verbal puede ser o que te halague o bien te destruya, hay palabras que quedan grabadas en nuestra piel, en nuestro corazón y nuestro ser, y por mucho que las queramos olvidar, siempre vuelven a nosotros.

Como comentaba aunque si lo que hablamos es solo un  20% al 30%, como bien he dicho antes las palabras tienen su peso y valor, y nos las podemos utilizar al tun-tun.

AMBITO SOCIAL.

Nos envolvemos de millones de palabras cada día, por televisión, radio, prensa, libros… Algunas de ellas quedan en nuestro subconsciente ya por aquello que nos han transmitido o bien por aquello que hemos sentido, emociones, sensaciones… No las podemos evitar forman parte de nuestro día a día.

También cuando bajamos por las escaleras y encontramos a un vecino, cuando vamos a la farmacia, panadería, etc etc Hay millones de palabras que al día son sonantes en nuestra cabeza. Pero hoy no os voy a hacer un estudio sobre las palabras sino del valor que tienen y la gente no les da su justo peso.

ODIO PROFUNDAMENTE.

Hoy he venido a hablar de las palabras y su peso.

No nos damos cuenta que decimos miles de cosas a las personas, y que la mayoría de personas no cumplen con ellas. Y ahí viene mi enfado, mi malestar y porque no… ¡¡MI SUPER CABREO!!

No sé si es por la vocación de escribir, porque soy extremadamente cauta o porque tengo un celebro y lo utilizo antes de decir ninguna palabra,  o porque soy una persona extremadamente cauta y delicada en cuanto utilizo el arte de la oratoria, pero no tomo a la ligera las palabras que utilizo y mucho menos cuando me refiero a alguien, sea por el tema que sea. Pero sobretodo, cuando se trata de sentimientos, pienso diez veces antes de decir nada, no fuera que viniera acusada de jugar con la sensibilidad de nadie, y eso amigos, es de las peores cosas que te pueden inculpar.

Como os he dicho soy extremadamente prudente, me reguardo de pensar en aquello que le debo de decir, y sobre todo si se trata de sensaciones, emociones  o sentimientos. Entonces allí pongo todos mis sentidos y voy con pies de plomo. Yo no regalo a la gente los te quiero, los te adoro… Yo no dono a las personas promesas que jamás cumpliré… Yo no regalo frases preciosas llenas de énfasis para conseguir cualquier cosa… ¡¡Yo no soy una donante de palabras!!, y ¡¡Odio profundamente a aquellos que lo hacen!!

LOS DONANTES DE PALABRAS

Hay cierto colectivo, sea ya femenino o masculino, aunque si bien debo decir, que las decepciones más grandes han venido por el género varonil.

Pues como bien os decía hay este colectivo que habla habla y habla, bla bla bla bla… Y por la abertura de su boca prometen, aman y regalan el mundo a las personas, y luego a la hora de la verdad …¡¡Zaaaaaaaaassssss!! Nada de nada.

Señores y señoras, amigos y enemigos, compañeros de lectura, gente Sin Hipocresia como yo. Como bien os he dicho antes las palabras tienen su peso y valor, y cuando uno las dice debe ser consecuente de aquello que ha dicho, ha prometido o bien ha regalado. Odio, tedio, desprecio, detesto profundamente a aquellas personas que utilizan las palabras como si fueran siempre piedras que vas encontrando y que no tienen ningún valor. En vez de utilizarlas como pétalos de rosa, diamantes, oro… como queráis pero que tengan un valor real. Por eso, una servidora antes de decir nada, lo piensa lo valora y es consecuente con aquello que dice, porque amigos míos las palabras son regalos de nuestra comunicación y no podemos decir A, cuando en realidad pensáis B y luego ejecutáis C. Hay que ser más serios, no tan caprichosos y más elegantes. Porque yo prefiero a alguien que poco me dice pero con actos me demuestra, que aquel que me regala los oídos por horas y a la hora de la verdad no cumple nada de lo dicho. Estaba muy bien en la época del medioevo el arte del cortejo. Y sigue gustándome tanto dicho arte, pero cuando se es generoso con la palabra lo debe ser también con el acto. Porque, ¿De qué sirve que me digan bellas palabras de amor y luego la dejen a una en la estacada? No sirve, NADA DE NADA, ¡¡NADA!!

Así bien amigos, yo os regalo cada semana, miles de palabras. Pero os puedo asegurar que cada una de ellas es pensada a conciencia, que de todo aquello que digo lo llevo a la práctica, y que antes de decir un te quiero, te adoro, eres lo mejor… Pienso en ello, reflexiono y cuando es el momento idóneo lo digo, y se entonces que la persona que lo recibe, lo coge con alegría, con simpatía y con gran valor. Porque es así, los zalameros como yo les llamo, utilizan el arte de la oratoria para embaucar e incluso llegas a caer en una tela de araña, porque piensas que como tú, utilizarán las palabras consecuentemente. ¡¡Pero no!! Caes en esa ridícula tela de araña para salir con sangre y con  algunas  heridas dentro de ti.

Entonces aprendes a  darte cuenta que la gente habla, habla y habla y a la hora de la verdad es un bla, bla,bla, bla, bla… Ósea palabras vacías, solo sonantes pero sin un fondo consecuente que haga que permanezcan en ti para siempre. Por eso, al cabo de poco las olvidas, no obstante la marca de la desilusión quedará dentro de ti para largo tiempo. Y con miedo, para cuando otra persona vuelva a hacer servir según qué tipo de palabras, las heridas se abrirán, sangrarán un poco, y se volverán a cerrar. Porque o bien alguien te las curará para siempre, o porque aprendes a lamerlas, cuidarlas y mimarlas para que se sellen.

NOTA DE LA AUTORA:

Y así es la historia de esta semana, formada por unas mil cuatrocientas  palabras más o menos,  una crónica de palabras llenas de significado y que sin el algún momento alguien se ha sentido ofendido como bien dice el refrán: “Quién se pica ajos come.” Aun me siento inocente por creer a este tipo de personas, pero piano piano me voy haciendo mi camino y soy más incrédula y desconfiada, al fin y al cabo, en la vida estamos para aprender, sea de lo bueno como de lo malo. Así que regaladores de palabras sin consecuencia, pensar antes de hablar y declarar, porque amigos míos donantes de bellas frases, si no hay un acto que preceda una palabra, estas se convierten en vacías y que permanecen en el olvido, y es muy triste que palabras tan bellas como el amor, adorar, sentir, amar… Permanezcan en el olvido de alguien. Así que la donación de palabras debe ser consecuente con la donación de gestos, es una regla que nunca falla, y esta sí permanece en el recuerdo de la persona por siempre jamás.

Así bien me despido esta semana con una canción llena de palabras bellas que invitan a soñar y a creer en un algo.. ¿El qué? Aun no lo sé… ¡¡Nos vemos el jueves que viene!!

Continua, siempre continua…..

¿Bailamos?

Hemos pasado de mirarnos en un espejo cara a cara, yo contra yo misma y contra mis miedos. Y ahora nos encontramos con una historia de baile… Pero como ya sabéis que  en Sin Hipocresias no es siempre lo que parece.

Hay diferentes tipos de bailes, los cuales para mí son la representación del mundo en pareja. Ahora a continuación os explico. Para el relato de hoy he escogido estos diferentes bailes, ¿a ver si acertáis cuál?  Salsa, Vals, Tango, Flamenco y Rock & Roll… ¿A que os invita a pensar? Cómo esta semana es la semana del amor, de San Valentín, de los enamorados, de los amantes, de los queridos y queridas, de las parejas, matrimonios y topo tipo de relaciones, haremos un paseo por los bailes y lo representa para mí. ¡¡Empecemos!!

Bailes

 

  • Vals: es un tipo de baile muy conocido por su clase y presencia en eventos formales. A pesar de tener sus inicios en Viena, muchos países lo han adoptado y le han puesto un estilo propio. Es muy elegante y se baila en pareja, muchos disfrutan del romance que representa.
  • Tango: es uno de los bailes más famosos pero menos bailados. Uruguay y Argentina se lo regalan al mundo con una carga emocional muy fuerte. Es un romance de amor y seducción que dura tres minutos.
  • Rock and Roll: A finales de los años 50, junto con el ritmo de música homónimo, surgió el Rock & Roll. Este tipo de baile tiene elementos de swing, es enérgico con mucha vitalidad. Es una fiesta de hormonas, de sensaciones, de movimientos concordantes y un festival de la felicidad.

El baile y el amor

 

Para mí el baile es como las diferentes etapas del amor…

*Rock and Roll

Cuando  conoces a alguien es Rock and Roll puro. Es pura novedad, no sabes nada de esa persona, esta todo por descubrir, por saber… Es un baile de conocimiento y de sentimiento en estado puro.  No paras de pensar en la otra persona, en sus movimientos, en su energía, en su mejor modo de ser… Es una carga pura de adrenalina. Tu cuerpo se transforma en un baile constante de emociones pletóricas, un ritmo de mil sintonías y  de mil actividades en un mismo ser.

Tú mismo te transformas en un joven adolescente que camina por la vida con sensaciones que golpean fuerte tu estómago, tu cabeza, tu sentido de la vida y el hacer… Es un volver a Grease donde los primeros besos, las primeras caricias, abrazos y cogida de manos es toda una sinfonía de bienestar que te eleva a un nivel superior. El volverse a sentir así de joven y vivo,  es una oda a la belleza del amor que puedes empezar a sentir por alguien, es una poesía del bien más preciado,  es el latir de nuestro corazón de nuevo. La ilusión, las ganas, el creer que todo va a ser posible, una exaltación a la pura vida. La esencia real de nuestro ser, ¡¡El AMOR!!. Esa euforia que te acompaña allí donde vas y que eres capaz de contagiar a cualquiera que esté a tu lado.¡¡Eres un transmisor de alegría y energía!!

*Tango

Después de tal exaltación de los sentidos pasamos al Tango. Todo se transforma en movimientos más marcados, la pasión y el frenesí por la posesión carnal de esa persona especial se transforma en un modo de vida. No dejas de desear oler su piel, tocarla, rozarla, sentirla, plenamente en ti, en tu persona, en tu más interior yo… En celos, en posesión, en rabia de amar, en furia de sentir… El amor en su arte más puro, como ya dije una vez: “No hay forma más bella que expresar el amor, que haciendo el amor.”

La pasión como en el Tango no dura eternamente, y se puede decir que es una de las etapas del romance más críticas porque bien o sabes mantener esa llama pura, viva y fuerte, o poco a poco se irán apagando los compases y todo se transformará en un simple juego de pies. Por lo tanto, no debemos olvidar nunca dentro de nosotros el ritmo, la sensación y la seducción  del tango.

Bailar, moveros, sentir la sensualidad y el movimiento, vivid momentos de Tango inolvidables, hacer que cada una de la expresión corporal sea un relato nuevo y desconocido cada vez. Como si fuera siempre fuera nuestra primerísima vez. Así, sí conseguís  sentir la llama pura y caliente del baile, de una manera eterna dentro de vosotros, podréis tener una relación duradera que no se marchite nunca.  Y  que sea tan apasionada y fogosa como si de tal baile se tratara, seréis un tango perpetuo en vuestras vidas.

*Vals

Y después de tanta exaltación como en el Rock and Roll, y de pasión pura con el Tango. Llegamos al final de nuestros bailes. El vals.

Podríamos decir que el Vals es la última estación de nuestro amor. Hemos pasado años viviendo entre el Rock and Roll y el Tango, pero los años no pasan en balde, y por fortuna o desgracia nos hacemos mayores, ancianos, y nuestra fuerza y vigorosidad no es la misma de cuando tenías ni veinte, ni treinta ni cuarenta…

Así que para mí el Vals es la última estación del amor, aquella que cuesta más conseguir. Aquella que es  de toda una vida a lado de una misma persona. En mi opinión este baile es él más preciado y con un valor incuantificable.  Ya que todos somos bravos a bailar Rock and Roll y Tango, pero no todos tenemos la paciencia, la empatía y el compromiso para llegar hasta el Vals. Y aunque sea un baile relajado, de movimientos al aire, con giros armónicos… Es aquella que simboliza realmente el romance de una vida juntos, la elegancia de haber querido siempre a la misma persona y haberte dedicado a ella en alma y cuerpo, de saber perdonar, saber escuchar y de saber comprender. Así pues aunque el Vals sea mi último baile para mi es el más importante. Es aquel con más fuerza, con más templanza, con más… ¡¡Perfección!! Es aquel que simboliza el ¡Compromiso! Como un día un amigo me dijo, Lola hay dos tipos de relaciones:

  1. Aquella se implica
  2. La que se implica y se compromete.

Pues bien amigos para tener un Vals para toda la vida hay que implicarse y comprometerse, y así conseguiréis,¡¡El felices para siempre!! Que será formado de amistad, amor, confianza, templanza, armonía, complicidad, ser uno… Es, esa pareja de ancianos que vemos caminando por la calle cogidos de la mano, y que solo nos transmiten una cosa: Ternura en estado puro y envidia en lo más profundo de nuestro ser.

Nota de la Autora:

Así pues acabo la historia de esta semana. Yo con mi cabeza allí arriba entre las nubes pidiendo y deseando un Vals, ese Vals tan soñado por mí… Y que seguro que algún día llegará. En tanto, lo sueño entre los dulces olores y los suaves colores del atardecer de Florencia.

¡¡Nos vemos el próximo jueves!! Os dejo con un Tango para que cojáis con ganas este San Valentín.

Y ya lo sabéis,

Continua, siempre continua …

Mi Querida Yo: (II parte)

Querida Yo:

:juegos de reflejos

Hace tiempo que no hablamos, que no estamos yo y tú, tú y yo, yo y yo delante del espejo. Hace ya al menos dos años o más. ¿Qué nos ha pasado en este tiempo? ¿Dónde nos hemos perdido? Mirándonos a los ojos, me miro en mí, en mi mirada perdida y veo el reflejo de demasiadas experiencias. Dependiendo del prisma que uno mire para unos serán excesivas para otros serán pocas, lo único que sé que para mí han sido desmesuradas. Tristemente desmesuradas.

Doy hoy este paseo en el tiempo, porque no todo es risa y belleza en la vida, también hay oscuridad y tinieblas.

Me miro y siento que algo nuevo ha nacido en mí, pero también me doy cuenta que hay mucho que he perdido en este recorrido lleno de colores y matices grises, marrones y negros. Colores que en sí ocultan malestar y poca alegría, pero ellos me han servido para que a día de hoy haya ese algo que ha crecido dentro de mí. Ese algo extraño aunque maravilloso va tomando una forma… Y que después de mucho llanto, desesperación y tristeza pueda ver un Arco Iris de colores vivos como el amarillo, naranja, verde, rosa, azul….

Desde mi sinceridad y mi yo delante de este enorme espejo, os confieso que cuando todo son colores fríos, apagados, borrosos y opacos una se transforma en ellos como persona. Un ser e individuo que danza por la vida sin ganas de danzar, que hace que transcurran días, semanas y meses en la más pura tristeza, sin sol, sin aire, sin vida… Un cuerpo frágil y débil. Como una copa de cristal, que con un simple toque se queda en pedacitos de mí, de mi voz, de mi andar, de cada despertar, de mi reír, de mi caminar… Como dice la canción. He navegado de forma desmesurada por este mar de apatía, de insensibilidad y gélido de sentimientos. ¿Por qué os cuento todo esto?

Sin Hipocresias para mí no es solo un blog donde os cuento historias, es mi ventana a la luz… ¡Es mi idioma! El de las letras. Soy mal dada a la comunicación verbal, no obstante cuando me pongo delante de un teclado las palabras por obra mágica se van componiendo en bellas letras que acaban siendo relatos. Soy consciente que la narración de hoy es pesimista… Pero detrás de toda experiencia negativa se esconde una verdad y un aprendizaje. No quiero ser una voz de la conciencia ni una que se permite la licencia de dar consejos a nadie. Solo deseo que el cuento de hoy lo toméis como una apertura de mí ser, de mi corazón y de mi persona hacia vosotros.

Soy de la teoría que todo pasa por algo y que detrás de cada historia de nuestras vidas hay una lección. Pues bien, yo después de meses de clausura, he aprendido a ver el sol de nuevo aunque sea detrás del cristal. Aun no estoy preparada para estar cara a cara con él. Pero tranquilos para la primavera, que ya falta muy poco, de nuevo ya tendré toda la fuerza suficiente para estar enfrente sin filtros. Toda esta tristeza que he acumulado durante unos años, debido a circunstancias que ahora no tocan, las he transformado en mi historia, en un vivir diferente y en un ver la vida de otro modo.

Como os he dicho los colores están ahí, los más vivos, los más bellos del Arco Iris, pero tienen que ser tocados con precaución, gozándolos uno a uno, de forma tranquila, sin excesos, para poderlos sentir mejor, para que esta vez realmente calen dentro de mí, dándome calor, fuego, llamas… Llamas llenas de mí, de mi fuerza, de mi danzar, de mi mar… ¡De mi Aire! Siempre después de una mala época los cogía con mucha fuerza, pero después desaparecían tan rápido como venían, por eso bien os he dicho que detrás de toda dura experiencia hay un aprendizaje.

Mi aprendizaje consta de coger estos colores y piano piano, que se vayan absorbiendo por cada uno de los poros de mi piel, para que calen, para que queden marcados en mi corteza, en mi ser, en mi interior, y con la fuerza de cada uno de ellos lentamente vaya creando por fin este Arco Iris tan soñado por mí. Y que de una vez por todas se quede grabado en el centro de mi corazón, que es allí donde reside la mayor fuerza de cada uno de nosotros.

Al final como habéis podido comprobar detrás de toda tiniebla se esconde un educarse y aplicarse, porque no hay nada más bello en esta vida que el formarse cada día para conseguir ser mejor persona. Y este es mi propósito, amigos, ser cada día mejor persona. Y poder dar a aquellos que me rodean todo el amor posible para que cuando estén cerca de mí se sientan dichosos de mi presencia.

Así querida yo, me he mirado una vez más en el espejo, me he visto llorando mirándome a mí misma a los ojos, pero he terminado con una ligera sonrisa que sin ninguna duda se convertirá en una bella risa de alegría y de bellos colores. Pero para ello debo absorber bien. Y poco a poco, todas esas puertas que tenía cerradas en mi corazón se irán abriendo una por una, y se abrirán con más fuerza que nunca. Porque esta vez, sí , he aprendido a aprender.

Os saluda con tanto amor mi querida yo y yo misma…. Os veo el jueves que viene. Este blog lo quiero dedicar a mi familia y a todos mis amigos que habéis hecho posible que mis días de tinieblas se hayan convertido en soles. Por eso no hay canción más adecuada que esta…

Y ya lo sabéis…

Continua, siempre continua ….