Timing y Actitudes

Nos encontramos de nuevo esta semana con nuestro tema. Antes de nada, siendo la tercera vez, no obstante lo repito, quiero aclarar que son pensamientos míos, lo que os escribo no es una doctrina, ni filosofía ni soy coach de nadie. Simplemente una escritora, que quiere ayudar a la gente a encontrar el amor. Así de simple. Siento mucho, que no siempre salga bien, pero repito no es una ciencia cierta. Pero si que no tengo duda, que ayudará a mucha gente a hacerse preguntas antes de tirarse a la piscina sin ningún tipo de flotador. Pues ahí vamos. También, agradecer la acogida tan buena que he recibido y todos vuestros comentarios. Gracias a ellos me ayudáis con este blog y seguir con una labor más exacta después de vuestras opiniones. Gracias y un millón de gracias. 😉

Para empezar, aclarar, quizás por eso mi distancia al escribir muchos de mis argumentos, es que nunca he sentido el tan proclamado “Amor a primera vista”. Me ha podido atraer una persona o encontrarla interesante, pero eso del flechazo no va conmigo. No sé si es porque nunca lo viví o porque simplemente no creo en él. Esto lo digo, porque a veces la gente se ciega más que un ciego con una buena sensación, sin profundizar si realmente es la persona adecuada. Yo no lo he sentido nunca, siempre he necesitado mis tiempos… Si alguien lo ha sentido, será para mí un placer leer vuestra experiencia mística del flechazo.

Es importante antes de una primera cita conocerse un poco. Es decir. Sea donde sea que os hayáis conocido, date una semana, dos o las que necesites para saber de esa persona sin un contacto en persona, o sea, física, presencial. ¿Por qué es importante? Pues bien, muchas veces sentimos el subidón porque interesamos a alguien, pero ese alguien es un completo desconocido, no sabemos nada, quizás esa primera impresión no sea la que cuente.

Por lo tanto, no tengamos miedo en tomarnos nuestro tiempo a saber quién es esa persona. Gustos, aficiones, etc. Con una información básica de esa persona sabremos si es compatible con nuestra vida, con nuestros ritmos, hobbies y demás. A lo mejor, a los dos días o a la semana, sientes que el subidón ya es bajón y que esa persona no encuadra para nada en vuestra vida. Entonces, antes de perder el tiempo y hacer perder el tiempo, antes que los sentimientos sean más y todo se confunda, dejarlo. Una retirada a tiempo siempre es una victoria. Evitaréis sentiros mal y hacer sentir mal a nadie. Por lo tanto, el previo antes de conocerse es base. El tiempo es valioso, más rendimiento le saquemos mucho mejor.

Notaréis sus actitudes y timings. A veces, conocemos personas que encajan perfectamente en nuestras vidas, pero sus timings no tienen nada que ver con los nuestros. No estamos aquí para cambiar a nadie ni pedir milagros a Lourdes. Estamos aquí para establecer una relación de amor seria y definitiva. El “ya cambiará de idea”, es algo que raras veces se da, mientras esperas a que alguien cambie de idea tú quizás estás perdiendo la oportunidad de conocer la persona perfecta para ti. Pensemos que, todos somos adultos, tenemos muy claro lo que queremos, antes que Cupido entre para liarla, mejor saber las cosas, sin tener que después recurrir a los supremos para una ayuda milagrosa, que seguramente nunca se dará. “El amor mueve montañas” Sí. Y también te entierra en ellas.

Tenemos que respetar que cada uno tiene sus ideas sobre la vida, las relaciones y el amor. Pero tenemos que saber que nuestros tiempos siempre serán los mismos con el de tu pareja, ya que si no a la larga provoca un desgaste importante, impotencia porque la persona no cambia de idea y un vacío enorme por pensar que, quizás, hemos estado perdiendo el tiempo. Así, que tenemos que estar atentos a todo tipo de señales.

Las actitudes también son importantes. Si eres tú quien siempre vas detrás de la persona y sus respuestas son escuetas, olvídate. No estáis en el mismo momento. O si escribes y no responde… Una vale, ¿Dos? ¡No lo permitas! Si tenéis un inicio de relación y los dos no tenéis las mismas ganas de contactar… ¡A otra cosa mariposa! Poneros en lugar de uno mismo. ¿Os gusta que os ignoren? ¿Os molesta que alguien no muestre el interés que tú tienes por esa persona? Pues es fácil, “¡hasta luego Lucas!”. Es importante la sincronía entre dos personas. Si en el inicio, que todo tienen que ser flores y de las más bonitas, si esto no sucede, sintiéndote incómoda o incomodo, pasa palabra, ya hemos dicho que los Milagros a Lourdes y raramente se dan.

Los temas que habléis que sean naturales y espontáneos, a veces incluso a modo cotilla, es verdad que sí es “la persona” tendréis toda la vida para saber. Pero si no es, recordar: la información es poder. Así que antes sepáis según qué cosas, antes podréis decidir si dar pasos hacia adelante con esa persona o quedaros a la espera de alguien que os aporte más. Normalmente la gente que poco le interesa tu propia vida, seguramente poco le importes. Poca importancia = relación fracasada. Ecuación muy fácil.

También hay temas que no os apetece hablar por timing, no os sintáis obligados a nada. A veces, la generosidad o espontaneidad que puede tener uno, o incluso por educación no está valorada. Así que si algo no os apetece hablar, con una sonrisa bastará para decir, mejor lo hablamos en otro momento, dentro de la comprensión cualquier humano que se tilde de persona respetará tus tiempos para hablar de cosas que quizás en ese momento incomodan. Con ello no quiero decir, que la relación no avance. Cada cosa tiene su tiempo, el amor es una de las parcelas de nuestra vida que requieren tiempo y una buena base sólida para construir.

Si en este momento de mini aprendizaje y conocimiento va todo sobre ruedas, ya estamos preparados para la siguiente fase. La primera y tan ansiada cita. Si no se dan los factores que creáis que son los imputs suficientes y necesarios para conoceros, más vale una verdad que duela que mil mentiras que maten. Así que, tendréis que elegir y pensar que quizás esa persona no es la ideal para vosotros.

Yo sigo leyéndome la basura de libro “El método”.

Nosotros nos leemos la próxima semana con más cuestiones que nos interesan.

Continua, siempre continua…

Respondiendo…

Visto que mi post del martes suscitó algún que otro movimiento del pensamiento y del ego. Quiero aclarar algunos puntos.

1. Es curioso, que todas las mujeres hayan estado de acuerdo, no obstante ser un post que “atacaba” directamente al género femenino y no al masculino. Y que concuerden con aquello que comenté.

2. En la variante de hombres nos encontramos con dos opciones:

* Aquellos que están completamente de acuerdo, y opinando libremente comentan que al haber tanta carne fácil en el mercado ya les da igual una que otra, ya que pierden esa fuerza de la cacería que tanto les gusta.

* Los ofendidos. Y aún no entiendo muy bien el porqué. Discrepan de todo, y no he entendido muy bien si es por el mero hecho de criticar por criticar ya que puede que les quite un poco “de alimento” o porque los conceptos no han sido claros.

Por eso, en el post de hoy quiero aclarar todo aquello que escribí y siendo muy consciente, y vuelvo a repetir no es una doctrina, no soy coach de nadie, son reflexiones pero sí quiero o pretendo es ayudar a aquellos que realmente se quieren enamorar y quieren vivir una historia de verdad.

a) En ningún momento de mi post dije que el hombre tenía que pagar todos los caprichos de la mujer, ni ser el tan reconocido “paga Fantas”. Es de recibo que si el hombre te invita a cenar, ella pague las copas (que os puedo asegurar que saliendo conmigo es mucho más que la cena ;)- ) A parte de coñas, es verdad que en los gastos de cuando uno empieza a salir siempre haya un cierto equilibrio. Uno paga una cosa, el otro otra, pero no es de obligo que él pague todo. Sí que es verdad, que cuando el hombre paga, la mujer inconscientemente se siente cortejada, y esto pese a quien le pese es así. Y quien diga que no, ha entendido poco. Pero repito siempre debe haber un equilibrio. También es verdad que hay mucha cara dura, que nunca paga nada y parece que sea obligación del hombre, y eso sí que no puede ser. Hablo de equilibrios y no obligaciones. También comentar, que está claro que si tú sales con quince tías y te toca pagar siempre te quedas sin un duro. Pero vamos a ver, yo aquí no estoy hablando de seducción si no de encontrar el amor y tener un objetivo en concreto. Por lo tanto, si solo prestas atención a una, tu economía seguramente no se va a resentir tanto. Aclarar también, que todo sale de forma natural, no uno está pendiente del otro quien gasta más o menos, vuelvo a repetir es un equilibrio, la naturalidad debe reinar, si no mal vamos.

b) Concuerdo completamente en que el amor es cosa de dos y no solo uno. En el sentido, que los dos deben poner interés. Pero cada uno a su manera. No pretendo que los hombres sean perros y las mujeres sus amas. No. Lo que digo es que guste o no, cada uno tiene su rol dentro de la pareja, ¿por qué si no qué sentido hay que tú seas hombre y yo mujer? Si la naturaleza nos hizo diferentes, algún motivo de peso habrá. Por lo tanto, no quiero decir, repito que el hombre sea un perro, pero si que muestre su artillería para conquistar a una mujer. Cada uno tiene su forma de proceder, lo que sí os puedo asegurar es que luego con la conquista os sentiréis mejor, ella más querida y loquita por vuestros huesos, y repito ahora y mil veces, el libro “El método” no es la solución.

c) Las chicas quieren a los malotes. Estáis muy equivocados. Una mujer que se respete y quiera una relación formal, nunca va a escoger al chico malo. Si no todo lo contrario, al chico malo lo querrá para una noche, al chico bueno lo querrá para toda la vida. Y es así. ¿Os pensáis que las mujeres son tan estúpidas? Podrán existir enganches o caprichos tontos, con el peor o la peor, pero porque en el fondo en ese momento no estamos preparados y son tiritas pasajeras. Pero cuando realmente queremos y proyectamos el futuro, será con el buen chico, responsable, sensible y que realmente es un buen amigo y un buen compañero de vida. ¿Creéis que una mujer escogerá el loco malo como padre de sus hijos? ¿Vosotros chicos lo haríais? Nosotras tampoco. Por lo tanto, dejaros de tonterías y payasadas, y ser tal como sois. A veces se gana, otras se pierde, pero nunca dejéis de ser vosotros mismos. A nosotras nos sucede lo mismo, no siempre ganamos.

d) Hay muchos hombres que también se sienten defraudados con las mujeres. Hay esas que toman el rol de frías y distantes, que también hacen mucho daño a las mujeres que queremos amar. Igual que no todos los hombres son iguales, no todas las mujeres son iguales. También hay que aceptar, que cada uno es como es. Hay gente más fría y otra más sensible, nadie es mejor o peor. Hay personas que le es fácil mostrar sus sentimientos y afectos, y otras, por pura vergüenza, os puedo asegurar, que les cuesta más. Pero con ello no significa que no sientan. Igual que somos personas diferentes, nuestros sentimientos y el modo de mostrarlos también será diferente. Lo bueno, es conocer y profundizar y así sabréis si esa persona es para vosotros o no. Aconsejo, dejando siempre el sexo a un lado en el período de conocimiento. Lamentablemente con el sexo se pierde todo. Si es para vosotros o vosotras, llegará el momento. Pero de verdad, es muy importante, hasta que no estéis seguros, nada de sexo. Eso no quiere decir estar tres años a pan y agua, pero un par de meses o tres, os aconsejo. Lo agradeceréis, no tengáis duda de ello. Porque ese momento tendrá un valor real. Deseado por los dos.

Más o menos, estas son las ideas principales que quería aclarar antes de seguir con nuestros deberes para el amor sano y correspondido. Todos somos humanos, cometemos errores como personas que somos, pero admitir que uno tiene un rol diferente no es malo. En las diferencias entre unos y otros, están nuestras atracciones y deseos de conocer, seguir avanzando con esa persona hasta enamorarte hasta las trancas.

Ayer en el Hormiguero hicieron un reportaje sobre parejas que llevaban más de cincuenta y sesenta años juntos, yo solo me podía emocionar y pensar que no hay más belleza que esta. El amor incondicional, fue el título que le puso el presentador. Y así lo creo profundamente.

Así que os dejo con estas pequeñas reflexiones y nos vemos la próxima semana. Yo seguiré leyendo “El método” para poder seguir con nuestro avance entre el hombre, la mujer y el amor, no la seducción. Y siento ser tan arcaica, pero en mi praxis el tiempo me está dando la razón.

Continua, siempre continua…

Las mujeres matan el romanticismo

Empezamos de nuevo con mi diario. Después de un verano más que productivo, me muestro delante de vosotros de nuevo. Para contar lo que es mi verdad, lo que yo creo o pienso, que eso no quiere decir que sea una verdad absoluta.

Antes de ir a la temática, de lo que serán los siguientes posts, es importante para mí hacer hincapié en este tema. ¿Por qué las mujeres matan el romanticismo? Pues ahí voy.

Al ser una mujer libre sin compromiso, por el momento, he querido experimentar un poco el mundo de la soltería y descargar un poco de aplicaciones que ayudan a la relación/ conocimiento hombre/ mujer, mujer/ hombre. Tengo que aclarar antes de nada, que lo que diré no quiero que sea un ofensa y no es para nada una doctrina, si no un pensamiento de una mujer feminista, lo justo, anti machismo, al máximo.

Para quién esté interesado en todo lo que vendrá. Es absolutamente necesario que os olvidéis de las aplicaciones para encontrar el amor. No valen. No sirven. Destrozan todo. Absolutamente es la ruina del romanticismo. Siento ser tan sincera, pero es así.

Sigamos. En esta aventura donde el conocer a hombres se hace una tarea realmente fácil. No es muy complicado para una mujer que le ponga un poco de ganas el hecho de tener citas. ¿Pero qué sucede? Debido a la liberación de la mujer, que es un bien para todas sin ninguna duda, quizás en cierta manera hemos perdido el encanto de ser cortejadas y conquistadas, pasando a ser nosotras las cazadoras. ¿Qué sucede? Una, que los hombres en cierta manera pierden ese rol que les hacía sacar toda su artillería para conocer a la mujer que les atraía y gustaba, segundo que ya no es una cuestión de cortejo si no más bien un aquí te pillo aquí te mato y tercero, el interés lamentablemente se pierde por ambas partes, al menos por una parte seguro. Hay mucha gente quemada, por malas experiencias, cada vez se cree menos en los valores y lo peor de todo, es que ya no hay la confianza mutua entre hombre y mujer. Y eso me entristece profundamente. Nosotras, las mujeres luchamos constantemente en nuestros trabajos y sociedad, para hacernos valer y ser consideradas. ¿Por qué en el amor nos convertimos en un valor común y no preciado? Luchamos para ser el top en todo, y en una de las parcelas más importantes de nuestras vidas nos convertimos en un valor mediocre o bajo… No lo entiendo.

¿Qué quiero decir con todo esto? Muy simple. La mujer que quiera seguir siendo Kleenex de algún capullo, o el hombre que se sienta bien siendo Kleenex (eso sin duda es más fácil) pueden seguir con ese estilo de vida. No voy a ser yo quién diga que debe hacer cada persona con su propia vida. Ahora bien, las mujeres que de verdad quieren encontrar el amor, ese amor para toda la vida, que empiecen desde ¡ya! A cambiar todas sus actitudes. Porque si siguen en esta línea, no lo encontrarán seguro. Y lo mismo digo, para los hombres que deseen lo mismo.

Porque afirmo de tal manera. En este periodo, donde la observación es parte de mi trabajo, pero sobre todo porque lo vivo de forma directa, visto que igual que muchas de vosotras quiero encontrar el amor de mi vida y tener un camino pleno con un compañero de viaje, me encuentro con muchas dificultades. Una, que el mercado es como el boom inmobiliario. Está más que explotado. La gente esta sin ganas y cansados de relaciones volátiles, pero no porque las relaciones sean así, si no porque nosotros mismos estamos creando esta sociedad vacía de sentimientos y si no me va bien este, me voy a otro, y normalmente acabamos con el que menos nos aporta por enganches y caprichos tontos, y quizás dejando en el tintero personas que realmente sí que valían la pena, pero por nuestras prisas absurdas dejamos de conocer o dar tiempo al tiempo, que en cierta manera, de eso también trata el amor y la conquista.

Yo puedo asegurar, que me he enamorado solo dos veces en mi vida. Esos dos hombres, me amaron profundamente, no tengo duda de ello. Pero también os confirmo, que fueron ellos en conquistarme y en cazarme, ellos hicieron su “función”, yo me sentía extremadamente cómoda con ello y ellos seguros por cumplir su papel. Parece muy arcaico lo que cuento. No tengo duda de ello. Pero es así.

Cada vez hay más gente que se siente engañada en las redes sociales y demás, porque la expresión común es: “La gente va a lo que va.” Y es verdad. Pero mientras tengan mujeres que les den todo a pan comido, la cosa seguirá así. Porque no nos engañemos, a ellos les da igual tres que treinta, y la profundidad se la pasan por el mismísimo. Esa mujer que se quiera enamorar y que se enamoren de ella, sabrá cómo hacerlo. Suscitar el interés en su persona. ¿Cómo? Os lo iré contando poco a poco en mi diario. Porque no solo será para vosotras, si no también para mí. Así que empezaremos juntas y vosotros hombres, también, el camino de la búsqueda del amor y no solo de la seducción.

Aquella que quiera de verdad sentir y vibrar, que se olvide del polvo rápido, pensando que quizás así lo pierde… Nop. No lo pierdes. Es más. Suscitarás más interés en tu persona. Y si esa persona se olvida de ti, verás claro lo que quería y sin duda, alguien así no lo queremos como compañero, marido o novio, ¿verdad?

Para acabar, os voy a poner deberes. Eso nunca lo he hecho, pero es necesario. Chicas que no entendéis nada, tenéis que buscar, comprar o descargar el libro “El método” de Neil Strauss. Vais a flipar un poco. Bueno, mucho. Porque habrán momentos que os sentiréis manipuladas. Os sentiréis que han jugado con vosotras, y sí, ha sido así. Pero es importante que lo leáis. Digamos que en una pequeña encuesta que he realizado, todos los hombres que he preguntado, el cien por cien de las respuestas ha sido que sí. Muchos dicen que solo lo conocen, os puedo asegurar que todos lo han leído, utilizan el método, con artimañas un poco cabronas y nos convertimos en corderitos en manos de los hombres. Ya que en muchas de sus técnicas utilizan la parte más vulnerable de la mujer. Sus emociones y sentimientos. A partir de este libro, serán los posts de mi diario. Cómo evitar la manipulación, y ser realmente un valor para ese hombre que tanto os gusta. O, para la nueva persona que encontréis en vuestra vida.

Así que amigos. Tenemos un largo camino que hacer y yo con vosotros. Sigo pensando que es bueno que el hombre te conquiste, sinceramente creo que las mujeres matan el romanticismo y por encima de todo, para mí el amor es el motor de nuestra vida.

Continua, siempre continua…

De nuevo…

Después de un verano lleno de emociones, sensaciones y sobre todo, un conocerme más a mi misma, vuelvo a vosotros con las mismas ganas de siempre y con más ilusión que nunca.

Hoy no os pegaré ningún rollo… Quiero y deseo, cada cosa a su momento. Por eso, solo os voy a dejar un vídeo. Es el soneto número doce de Lope de Vega, que para quien no lo sepa uno de mis escritores preferidos. A veces creo que él es el único, pero luego hay otros que me emocionan… No de igual manera… Pero bueno.

No me enrollo más, porque no es mi deseo de hoy, como bien ya os he dicho. Solo quiero que escuchéis atentamente y experimentéis… Lo demás, aún está por llegar.